Manifiesto

Blog

Voces

Videos

Recursos

Academicos1

Conce te pienso Conce: Tres arquitectos y académicos desmenuzan nuestras falencias y virtudes

Concepción cumplió 470 años de vida y en este nuevo aniversario quisimos conversar con tres destacados arquitectos y docentes de diversas universidades de la zona, para conocer, desde su mirada experta, cómo ven la ciudad, qué cosas faltan por hacer y cómo proyectar el crecimiento futuro de la misma.
  • Concepción cumplió 470 años de vida y en este nuevo aniversario quisimos conversar con tres destacados arquitectos y docentes de diversas universidades de la zona, para conocer, desde su mirada experta, cómo ven la ciudad, qué cosas faltan por hacer y cómo proyectar el crecimiento futuro de la misma.

¿Quiénes son?

Aaron Napadensky (AN): Dr. en Arquitectura y Estudios Urbanos, Pontificia Universidad Católica de Chile y actual académico e investigador del Departamento de Planificación y Diseño Urbano y del Doctorado en Arquitectura y Urbanismo, de la Universidad del Bío Bío, donde también dirige el Laboratorio de Estudios Urbanos.

Leonel Ramos (LR): Director del departamento de Urbanismo de la Facultad de Arquitectura, Urbanismo y Geografía de la Universidad de Concepción (FAUG), con estudios de doctorado en España y Japón en temas de resiliencia urbana a terremotos y tsunamis.

Óscar Mackenney (OM): Magíster en Humanidades de la Universidad del Desarrollo, Subdirector de la Carrera Arquitectura en la Pontificia Universidad Católica de Chile, Director y Vicedecano de la Facultad de Arquitectura y Arte de la Universidad del Desarrollo. 

A todos ellos les preguntamos, en primer lugar, cuáles creen que son los elementos que definen o caracterizan a Concepción:

OM: “El sello, su identidad, su carga geográfica e histórica, su huella dactilar, es agua. De aquí se desprenden todas las operaciones, frágiles hasta ahora, desafiantes para el siglo XXI. Observar, registra, utilizar, gozar y tocas las aguas. Eso el valor agregado y elemento diferenciador de Concepción, y su entorno”, señala.

El docente de la UDD también plantea que, al igual que muchas ciudades de Chile, ésta ha sufrido  impactos directos derivados de catástrofes periódicas que han condicionado su desarrollo y donde las soluciones, por razones sociales, son apresuradas, afectando la ética y estética de la ciudad, lo que, a su vez, abre oportunidades para tener una visión nueva, abierta, luminosa, creativa. “Concepción está en esta interfaz, tratando de hacer coincidir ambas visiones”, reflexiona.

LR: “La primera gran característica de nuestra ciudad radica en esta capacidad que ha tenido de reinventarse y de ir mejorando cada vez que los terremotos han sido factor de destrucción y devastación urbana.  Concepción debe ser una de las pocas ciudades del mundo que tiene esta trayectoria resiliente”.

Adicionalmente, para el académico ésta es también una ciudad  verde,  con una fuerte presencia de un entorno natural, aunque no suficientemente aprovechado y además con gran presencia del desarrollo peatonal que permite traslados de un punto a otro en tiempos bastante cortos. A esto se suma su carácter de urbe cultural y universitaria con campus como los de la propia UdeC, que, además, tiene un fuerte componente patrimonial.

AN: La identidad de Concepción está en su gente y la palabra clave es juventud, sostiene, “tanto en quienes renombraron la rotonda de Carrera, rotonda de la resistencia, como quienes estaban en desacuerdo con ello. Tanto en aquellas jóvenes, efervescentes y reconocidas vanguardias políticas y artísticas de los 60’, que perduran hasta nuestros días, como quienes hoy trasladan los productos a nuestra puerta”; y añade que “si tuviera que sintetizar la identidad de Concepción en una frase, esta seria “Concepción, ciudad joven”, con todo lo que esa idea implica. ¿Quién no quiere ser joven?, y no estamos hablando de una cuestión de edad sino de actitud, quién no quiere estar sano, activo y dinámico”.

¿Qué nos falta?

AN: “Nos falta precisamente eso, asumir esta actitud urbana joven, llevarla más allá de decir Concepción, ciudad universitaria, como si la juventud se remitiera solo a esa etapa de la vida. En este sentido, nos faltan veredas más anchas, más y mejores espacios públicos, accesibles, conectados, equipados, divertidos y diversos. Pero también, y parafraseando a Gary Medel, nos falta chispeza, es decir, nos faltan actividades que ocupen esos espacios públicos, que promuevan una cultura de calle, una cultura urbana. Nos falta, como dice Umberto Eco, carnaval, ese ambiente urbano ligero, festivo, diverso y heterogéneo, tan propio de la juventud. Construir esto debe ser un trabajo mancomunado entre sector público, privado y comunidad”.

OM: “Una ciudad de bordes de agua, de grandes cuerpos de agua, (lacustre, fluvial y marítimo) constituye un privilegio, y pienso que no se ha operado, utilizado ni potenciado ese carácter de la ciudad. Solo pensar en las aguas subterráneas y sus posibilidades genera y activa nuevas ideas”.

LR: “El casco histórico está muy abandonado, muy deteriorado, tiene una densidad baja o muy baja y lo peor que puede tener una ciudad es eso, porque es un augurio del declive y decaimiento total de la vida urbana. Todo se puede hacer, de acuerdo a un buen diseño, a una buena panificación, un buen diseño del transporte público, de las áreas verdes, dar la posibilidad de que los edificios puedan tener una densidad media quizás, más acorde con Concepción, o media alta, pero sin tener temor a que la ciudad se va a saturar. Es extremadamente importante revisar esos conceptos”.

Junto con ello destaca que es necesario avanzar en la recuperación del borde del Río Bío Bío, donde ha habido buenos intentos, pero falta solucionar la conectividad entre el borde y el centro histórico y que lo mismo aplica pensando en una planificación verde que de conectividad a todos los centros más poblados, “para que toda la gente pueda disfrutar de los espacios naturales que tiene nuestra ciudad, tan particular y singular”.

¿Se requiere un Nuevo Plan Regulador Comunal?

LR: “Creo que efectivamente sí es necesario, pero para hacer eso lo primero que falta a nuestra ciudad es, realmente, un consenso entre todos los sectores, para definir cuál es la visión que tenemos de ella y cómo la proyectamos al futuro: Los anhelos, las cosas a resaltar, conservar, mejorar. Debemos ponernos de acuerdo claramente en cuál es esta vocación desde el punto de vista teórico y luego de esto, viene todo lo demás que es la implementación de esta visión, es decir, los planes reguladores, los planes específicos, etc.”.

AN: “Pienso que más allá de si necesitamos o no un nuevo Plan Regulador Comunal, lo primero es pensar si necesitamos un nuevo Plan de Desarrollo Comunal, ya que de este depende el examen crítico que se pueda hacer al actual instrumento de regulación. No olvidemos que el regulador no es el llamado a decir que queremos sino como lo logramos. Sin embargo, donde no tengo dudas, es en la urgente necesidad de modernizar nuestra institucionalidad urbana, para que se ponga a la altura de los desafíos y dinámicas urbanas contemporáneas”. OM: “Pienso que siempre, con cada obra, hay que repensar la ciudad y el usuario de nuevo, más en las actuales circunstancias. Las universidades tienen un rol fundamental en este juego a manos limpias. Creo que Concepción, como el centro longitudinal de Chile, necesita repensar su rol desde el espacio público, no desde las inmobiliarias y las alturas de los edificios. Para los arquitectos, siempre es bueno pensar todo de nuevo. Apaciguar los intereses personales y resaltar los comunitarios, esa es la gran disyuntiva”.

Comparte esta historia

Todos los Derechos Reservados - 2022