Manifiesto

Blog

Voces

Videos

Recursos

MOP1

Puentes de Conce: radiografía de un colapso y la urgencia de nuevas alternativas

Los puentes sobre el río Bío Bío son historia pura: han conectado toda la vida a Conce con el desarrollo, pero su presente está lejos de ser auspicioso. Los tacos están a la orden del día, obras no terminadas y nuevos puentes figuran entre las alternativas para mejorar la experiencia de los penquistas, pero ¿es suficiente? Aquí te contamos.

Hay ciudades en el mundo que colindan con el mar. Otras con ríos de todos los tipos y tamaños. Hay ciudades que miran de frente al mar o al río. Hay otras que le dan la espalda. Concepción, es una de estas últimas. Su relación con el río Bío Bío es fundacional: históricamente fue un límite, la frontera con el pueblo “araucano” durante la Colonia, es decir, una barrera infranqueable. Posteriormente, las crecidas lo convirtieron en una fuente de riesgo e inseguridad para sus habitantes.

El río Bío Bío no solo le da el nombre a la región, sino que ha marcado el crecimiento de la ciudad: su desarrollo siempre estuvo estrechamente vinculado a la necesidad de conectar no solamente los poblados a uno y otro lado del río, sino que todo el potencial industrial y portuario.

“El río siempre ha sido un gran desafío para el crecimiento de la ciudad, históricamente. El río Bío Bío es una cosa muy potente en el quehacer cotidiano de la ciudad. Es lo que permitió la industrialización, la instalación aquí de la industria pesada de nuestro país, estoy hablando del acero, el carbón y la papelera, entre otras importantes: todo este desarrollo no podría existir si no estuviera el río. El río históricamente ha sido una fuente de oportunidades, pero también una barrera que separa al Gran Concepción y ahí viene la importancia de los puentes”, comenta Héctor Díaz, consejero regional de la Cámara Chilena de la Construcción de Concepción.

Los puentes de Conce

Los puentes de Conce se han convertido muchas veces en un dolor de cabeza para quienes transitan a diario desde comunas como Lota, Coronel y San Pedro de la Paz a Concepción y viceversa. Sobre todo después de la pandemia donde hubo un evidente y explosivo crecimiento del parque automotriz que aumenta la congestión, sobre todo en horas punta.

“Concepción sigue siendo una ciudad monocéntrica que atrae muchos viajes hacia la comuna. El principal problema es que hay que atravesar el río y los puentes se convierten en un cuello de botella”, explica Díaz.

A partir de esta diagnóstico, repasamos junto a Héctor Díaz la situación actual de los puentes sobre el río Biobío, donde destacan dos muy importantes: el puente Llacolén y el puente Juan Pablo II.

“Sin duda, ambos son los más utilizados en la actualidad. El puente Llacolén, construido principios del año 2000, es el que tiene mayor uso y mejores condiciones de conectividad, pues el puente Juan Pablo II es el más antiguo de todos, pero tiene restricciones de peso máximo por problemas en su estructura, por lo que los camiones pesados no pueden utilizarlo”, plantea el también académico de la Universidad de Concepción.

Un tercer puente importante es el puente Bicentenario, conocido también como puente Chacabuco, cuya construcción se definió en los meses posteriores al terremoto de 2010 y aún no se termina, pero cuyo aporte es menos relevante de lo que se piensa pues quienes transitan desde San Pedro de la Paz hacia Concepción, deben atravesar una zona muy congestionada que aumenta sus tiempos de viaje.

“El puente Bicentenario es una obra importante, pero no reemplaza a una obra que consideramos clave para descongestionar Conce: el Puente Industrial. Este puente estará en una zona más cerca de la desembocadura pero que, precisamente por esa ubicación, será beneficioso para una gran cantidad de penquistas que cruzan el río desde el sector alto de Villa San Pedro y las zonas de la comunas más cercanas a Coronel, por lo que es urgente que entre lo más pronto posible en operaciones, pues su construcción ha sufrido retrasos”, explica Díaz.

El ingeniero civil experto en Transporte Público detalla que a grandes problemas, como los que tiene Conce en materia de conectividad, movilidad y congestión, grandes soluciones y diversas. Una de ellas es una nueva autopista que sea una alternativa a la actual Ruta 160, pero también la promoción de un mejor transporte público que sea de tal calidad que desincentive el uso del automóvil. Pero, ¿qué alternativa podría lograr eso?

“La principal alternativa es el sistema ferroviario, pero el sistema ferroviario hoy día es limitado al cruzar el río Bío Bío: por estructura no puede soportar grandes volúmenes de carga y los trenes deben bajar la velocidad. Ahí hay un proyecto relevante que es el nuevo puente ferroviario que permitirá mayores volúmenes de carga, velocidad y tendrá dos pistas y no una, como ocurre hoy, lo que incluso podría desincentivar el uso de camiones para la carga productiva, disminuyendo congestión. Pero también el Puente Ferroviario permitirá ofrecer una alternativa de muy buen estándar al transporte de pasajeros a través del Biotren”, explica Díaz, aunque reconoce que este proyecto debe ir de la mano de uno mayor que realmente sea una alternativa que responda a nuestra pregunta.

“El otro gran desafío es que el sistema ferroviario de Concepción que conocemos como Biotren se convierta verdaderamente en un METRO. Tal como Valparaíso tiene Merval, que significa, Metro Regional de Valparaíso, y es capaz de entrar de manera subterránea al centro, lo mismo tiene que ocurrir en el caso de Concepción”, concluye el consejero regional de la CChC.

Comparte esta historia

Todos los Derechos Reservados - 2022